Auto observación

 

“Una vida no observada no vale la pena vivirse”. Sócrates

Observarte a ti mismo es estar vigilante a lo que ocurre dentro de ti.

La auto observación es el primer paso para desarrollarte y crecer, salir del estancamiento en que te sume la rutina, y despertar a una vida más feliz, gratificante y llena de contenido. Solo por este medio vas a conocerte y a experimentar con asombro el potencial de vibrante vitalidad, armonía, paz y prosperidad, que encierra tu propia interioridad.

La auto observación es la puerta de entrada obligada a una mejor forma de vivir ya que garantiza la evolución óptima de tus propias capacidades.

Sin observación no hay conocimiento y sin conocimiento no hay progreso en el desarrollo.

Es auto observación porque nadie puede hacerla por ti. Las sensaciones, las emociones y los pensamientos amén de la relación que estableces con tu interioridad, son tu creación y, por ende, son solo tuyos.

Observar los relieves de tu paisaje interior, al igual que modificarlos, es, a la vez, tu derecho y tu exclusiva responsabilidad.

La acción de observar ……………….. has de realizarla como si te estuvieses mirando desde afuera, como si eso le ocurriese a otra persona. Observar aceptando lo que ves. Sin temores, sin prejuicios, sin justificaciones, sin intentos de cambiar lo que estás observando, sin formular ninguna crítica, sin auto complacerte ni auto compadecerte . Luego lo sueltas, lo dejas ir.

¿Cómo iniciarse en la práctica de la auto observación?.

El punto de partida es el cuerpo.

Utiliza la respiración para tomar conciencia del cuerpo. Es fácil si comienzas por ahí. Los cambios producidos en el cuerpo por la respiración consciente, la tensión y distensión, el dolor y el placer son sensaciones corporales muy fáciles de percibir.

Un paso más avanzado es observar tus impulsos, emociones y pensamientos.

Cuando logras tomar conciencia de ellos los resultados son asombrosos ya que solo después de un tiempo sostenido de práctica puedes percibir cómo esos impulsos, emociones y pensamientos, cuya cualidad, origen e intención vas aprendiendo a identificar, se relacionan con las sensaciones que aprendiste a diferenciar en tu cuerpo.

Este es un paso gigantesco en el crecimiento personal porque cambia profundamente la visión sobre ti mismo. Aparece la conciencia de que eres un sistema integrado de elementos que se relacionan y se afectan entre si, lejos de serun conjunto de fragmentos aislados.

Este es un punto álgido para el manejo consciente de la propia vida el cual te conduce a formular nuevas preguntas sobre ti mismo y a explorar dimensiones más profundas que, tal vez, nunca habías imaginado

Quizá ahora tengas curiosidad por saber el porqué lo que observas dentro de ti es como es o cómo, por ejemplo, puedes aliviar las tensiones y el dolor que te mortifican.

Y…………….. para contestar estas preguntas, es indispensable continuar observándote.

Si sigues haciéndolo objetivamente, descubrirás algo, que ni siquiera te habrías planteado hasta ese momento : te das cuenta de que no has estado viendo claro, de que lo que creías sobre ti y sobre los demás no es real sino una auténtica ilusión construida por tu mente que bien podrías haberla construido de otra manera. Quizá despiertes a la necesidad de un nuevo replanteamiento en tu vida pues, no viendo con claridad, ¿cómo distinguir los obstáculos que se interponen en el rediseño y construcción de patrones más favorables para el desarrollo de tu crecimiento?.

Los grandes maestros espirituales de todos los tiempos coinciden en la idea de que la auto observación aclara la visión y desvanece los obstáculos.

La Cuántica moderna plantea la teoría de que el solo hecho de observar afecta al objeto observado, que la observación consciente interviene y modifica el flujo energético que subyace a todas las estructuras.

De manera que el trabajo de auto observación constante te permitirá, al tiempo que renueva las viejas estructuras, ahondar en tu propio interior hasta descubrir que allí existe una realidad más allá de las apariencias que la ocultan. Esa realidad que llamamos el Ser es tu verdadero YO. El YO, que “Es El Que Es”, existe por sí mismo no por la acción cambiante de la mente.

La experiencia nos dice que observarse objetivamente es misión casi imposible sin una herramienta adecuada. Es como tratar de ver el interior del cuerpo sin un equipo de rayos X.

Estamos de plácemes !!! Contamos con el ENEAGRAMA para practicar el trabajo de auto observación con cierta garantía de éxito.